top of page

Tu hidratación es importante, aprende a conocer tu cuerpo.

Actualizado: 19 oct 2021

Muchas horas en el trabajo y un sin número de ocupaciones diarias hacen que mantener nuestro cuerpo hidratado se convierta en un desafío.



¿Acaso no sería maravilloso poder disfrutar de los beneficios que nos ofrece la hidratación y tener un cuerpo saludable y lleno de energía durante todo el día?


Tener una alimentación saludable es esencial para la salud, la hidratación es fundamental para lograr un estilo de vida sano. Pero promover el consumo de agua no es tan sencillo, aunque resulte difícil de comprender, las excusas siempre están presentes para justificar las razones por las que no se consumen suficientes líquidos. La buena noticia es que con una hidratación equilibrada es posible mantener la energía con la que iniciamos el día y disfrutar de múltiples beneficios para la salud.


El principal componente de nuestro organismo es el agua, es un nutriente esencial para la vida, participa en numerosas funciones de nuestro cuerpo: transporta oxígeno, distribuye los nutrientes, elimina toxinas, regula la temperatura corporal, participa en el proceso digestivo, entre otros. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, EFSA recomienda, que para compensar las pérdidas sufridas y mantener el balance hídrico, el consumo total de agua para mujeres es de 2 litros cada día, mientras que para hombres es de 2,5 litros diarios. Las necesidades de agua varían en cada persona en función de: edad, sexo, situación fisiológica, actividad física, temperatura ambiental, composición corporal, entre otros. (Manual de hidratación, 2019).


El balance hídrico es clave para determinar la hidratación, está constituido por:

  • Ingesta de bebidas (70-80%), alimentos (20-30%), agua metabólica.

  • Pérdida a través del sudor, orina, heces.


Pérdida de agua


Cuando nuestro balance hídrico es negativo se produce la deshidratación, es decir, que perdemos más agua de la que ingerimos. El nivel de agua en la sangre disminuye, evitando su circulación, los órganos y los músculos no reciben la cantidad correcta de oxígeno y nutrientes que requieren para funcionar correctamente.


La deshidratación puede clasificarse como:

  • hipertónica, la pérdida de agua excede a la de sodio.

  • Isotónica, las pérdidas de agua y sodio son similares.

  • Hipotónica, la pérdida de sodio es mayor que la de agua.

En cualquier caso, la deshidratación afecta a todos de órganos y sistemas del cuerpo pudiendo causar trastornos urológicos, circulatorios, estreñimiento, anorexia, disfunción hepática, hipotensión, somnolencia, aumento de la temperatura corporal, edema y trastornos neurológicos, entre otros. (Manual de hidratación, 2019, p.10)


Es importante prestar atención a las señales de nuestro cuerpo, la deshidratación es un tema que requiere atención, dentro de sus síntomas se pueden mencionar los siguientes: sed, debilidad, dificultad de concentración, fatiga, molestias al orinar, estreñimiento, calambres musculares, aumento de la temperatura del cuerpo y aumento del ritmo cardíaco.


Hidratación óptima


La prevención puede ayudar a mantener el equilibrio hídrico, promover un nivel adecuado de hidratación para el óptimo rendimiento físico y mental que nos permita disfrutar de una vida saludable. A continuación te mencionaremos algunas ideas para mantener una hidratación adecuada:

  1. Debemos consumir entre 2 y 2,5 litros de líquidos diarios. La ingesta de agua proviene de muchas fuentes, aproximadamente el 25% proviene de alimentos sólidos y el 75% de bebidas y agua potable. Actualmente existen productos saludables con un mayor contenido de nutrientes, que permiten saciar la sed y promover una hidratación óptima, para tomar la decisión correcta para nuestras necesidades se recomienda consultar la información disponible en las etiquetas de los envases donde aparecen los detalles de los ingredientes que éstas contienen, muchas aportan nutrientes importantes como antioxidantes y vitaminas.

  2. En una alimentación saludable, es importante seleccionar los alimentos y las bebidas que se consumen, debe existir variedad y equilibrio, una dieta rica en frutas y verduras frescas nos pueden ayudar a mantener un buen nivel de hidratación.

  3. Las actividades deportivas provocan consumo energético, eliminación de cierta cantidad de agua y sales minerales. Es importante mantener una hidratación adecuada antes, durante y después del ejercicio físico. El agua y otras bebidas con diferentes sabores puede incrementar la ingesta de nutrientes, según se requiera se pueden elegir las bebidas con sales minerales para una hidratación más efectiva.

Olvídate de las excusas, solo tú eres responsable de crear tu plan de hidratación. Enfócate en los beneficios, y comienza con estrategias simples que te ayuden, podrías comenzar llevando una botella de agua que siempre esté a la vista y disponible. ¿Te atreves a crear tu plan de hidratación?

#familianutrajuice

33 visualizaciones0 comentarios

Despachos a todo Chile

bottom of page